Manuel Barranco, director de proyectos de la oficina de Madrid, ha publicado en el Periódico de la Publicidad un artículo sobre marketing móvil donde nos da las claves para crear una aplicación móvil que tenga éxito entre los usuarios.

¡Esperamos que os guste!

Cómo crear una app de éxito y no morir en el intento.
Últimamente todo el mundo parece querer estar en la App Store, ya sea porque es la tendencia de moda en el gadget de moda, porque el cliente ha visto la app de la competencia y le ha dado envidia cochina, o bien porque las agencias intentamos colocar una app casi con cada propuesta, el caso es que las cifras no engañan: más de diez mil millones de descargas en la App Store no pueden estar equivocadas.

Lo cierto es que hacer apps es una de esas cosas que apetecen. Para empezar contamos con cámara, GPS, acelerómetro, giroscopio, brújula, y toda una serie de artilugios que parecen más propios de un helicóptero que de un teléfono móvil, y los tenemos a nuestra disposición para inventarnos cualquier aplicación posible en la vida real: el límite es la imaginación…
Pero esto es un arma de doble filo: Corremos el riesgo de que el usuario no le encuentre una aplicación práctica en la vida real a nuestra “ida de olla”, o no entienda bien cómo se utiliza y nuestra app quede olvidada en el “springboard” del usuario o, peor aún, que la acabe borrando.
Por eso es importante tener en cuenta algunos puntos a la hora de conceptualizar nuestra app, y conseguir que compita con las 332.000 que ya existen la tienda de Apple:
Hazla real: Creativos, técnicos, expertos en usabilidad y jefes de proyecto… todos deben estar involucrados en la conceptualización de la app para mantenerla dentro de los límites. La app debe tener el suficiente gancho creativo como para asomar la cabecita entre su competencia, pero también debe ser viable técnicamente, y además debe ser asumible en costes y en tiempo.
Hazla simple: Además de ser realistas en cuanto a qué podemos hacer y cómo, lo más importante es mantener siempre en mente al usuario. Todos sabemos el mimo que pone Apple en lo que al interfaz se refiere (y como no respetes sus directrices, ya se encargarán ellos de rechazar la entrada de tu app en su tienda). Pero no sólo se trata de eso, se trata de que el usuario encuentre verdadera utilidad y facilidad de uso. Para ello lo mejor es mantener tu app simple. Es mejor hacer varias apps que hagan cada una su trabajo con apenas tocar un botón, que hacer una app que haga de todo, pero cuyo uso sea más complejo.
Hazla especial: Es más que probable que cuando se te ocurra una idea para una app, encuentres en la App Store aplicaciones con funcionalidades similares. Por eso la tuya debe ser diferente: envuélvela en un concepto creativo atractivo, consigue que sea especial, y sobre todo, que sea noticiable.
Hazla viral: La mayoría de nosotros instalamos más aplicaciones por recomendación o porque hemos leído sobre ellas que por búsqueda directa en la App Store. Por eso es importantísimo que acompañemos siempre nuestro lanzamiento de una estrategia completa de comunicación y dinamización en redes sociales, a ser posible conectando la propia app con los perfiles que el usuario tenga en las mismas.