Smart Layover es una aplicación que se basa en el hecho de que, contrariamente a la creencia popular, la vida de una persona de negocios no todo tiene que ver con los buenos tiempos de los hoteles de lujo. Las largas esperas, la búsqueda constante de wifi, malos alimentos y retrasos en vuelos son todas fuentes de tensión que incluso en las mejores salas de aeropuertos privados les resulta difícil de abordar.

La aplicación ofrece a los usuarios varias formas de escapar del estrés de un viaje, como poder hospedarte en hoteles cercanos que ofrecen tarifas por hora o descuentos en productos que se venden en el aeropuerto. Smart Layover apoya la tendencia de que lo digital se puede utilizar para mejorar entornos tradicionalmente poco emocionantes como son los aeropuertos, creando experiencias de usuario productivas e intencionadas. La calidad del servicio al cliente, no debe depender de cuándo y dónde un usuario está interactuando con lo que ofrece una empresa. Esto es especialmente cierto en situaciones en los que los consumidores están limitados en su elección. Es responsabilidad de cada empresa preocuparse por sus consumidores y ofrecer excelentes experiencias. De lo contrario, es sólo cuestión de tiempo que llegue un competidor “más inteligente” que encuentre la manera de avanzar en el uso digital.

Empresas de todos los sectores deberían de estar aprovechando el poder de la tecnología digital para mejorar su capacidad de atraer, servir y retener a los clientes. Con el entorno digital, es inevitable que tarde o temprano alguien encuentre la manera de mejorar la oferta actual, haciéndolo mejor y más económico. Esto puede tomarle por sorpresa, y no siempre tendrá tiempo para reaccionar. Los hoteles del centro no pensaron que se iban a enfrentar a tanta competencia por su ubicación estratégica. Airbnb cambió esto. Los taxistas también pensaban de forma similiar creyendo que estaban a salvo con sus tarifas. Este no es el caso para empresas de transporte como Uber (servicio de un conductor privado asequible) y Bixi (estaciones de bicicletas) que están cambiando el panorama competitivo.

Con un poco de trabajo de campo, se pueden detectar los momentos en los que su cliente es su prisionero, de manera consciente o no, y pueda aprovecharse de ello. Dado que el panorama de la competencia siempre está cambiando, es aconsejable poner en práctica regularmente el hábito de evaluar las fortalezas y debilidades de su oferta y la de sus competidores.

La gente tiene que mirada los matices de su negocio de una forma diferente -incluyendo los flujos de rutina y las experiencias que conocen de memoria- para desarrollar mejores soluciones digitales. Si no lo hacen, alguien lo hará.

Sin siquiera hablar de e-commerce , ¿quién habría imaginado hace cinco años que un fabricante de automóviles podría abrir tiendas en centros comerciales céntricos para acercarse a su clientela, renunciando a un local gigante y vendedores agresivos. Es lo que hizo Tesla, utilizando lo digital para superar la falta de espacio físico, obligando a toda la industria del automóvil a replantearse lo que constituye un concesionario de automóviles en 2013.

¿Quién será el próximo?

Artículo publicado en Digital for Real Life de Nurun.